Vesubio

El monte Vesubio es un volcán activo situado frente a la bahía de Nápoles, a unos nueve kilómetros de distancia de la ciudad y con una altura de 1281 metros sobre el nivel del mar y con una panorámica impresionante de la bahía de Nápoles y la costa Amalfitana.

Es conocido por su erupción del 24 agosto del 79 dC., en la que fueron sepultados varios núcleos urbanos, entre ellos las ciudades de Pompeya y parte de Herculano. Tras aquel episodio, el volcán ha entrado en erupción en numerosas ocasiones y de forma violenta. Por ello, está considerado como uno de los volcanes más peligrosos del mundo, ya que en sus alrededores viven unos tres millones de personas. Es el único volcán situado en la parte continental de Europa que ha sufrido una erupción en el siglo XX, en el 1944, destruyendo buena parte de la ciudad de San Sebastiano.

Los griegos y los romanos consideraban que se trataba de un lugar sagrado dedicado al héroe y semidiós Heracles/Hércules, del cual tomó el nombre la ciudad de Herculano.

Excursión al Vesubio

Es parada obligatoria ir a Nápoles y hacer una excursión al volcán Vesubio. Se puede hacer de diversas formas, por cuenta propia en vehículo de alquiler, transporte público o excursión programada. Seguramente esta sea la opción más cómoda y la más elegida entre los que visitan el Vesubio. Incluye el transporte en autobús, la entrada al Parque Nacional del Vesubio con guía en español y el almuerzo.

Precio

El precio de acceso al recinto es de 10 euros, salvo los menores que midan menos de 1’20 m, que entrarán gratis.

Transporte público

Para llegar al Vesubio en transporte público hay que llegar primero a Pompeya y aquí hacer un transbordo hacia el Vesubio.

Desde la Estación Central de Nápoles se puede tomar el servicio de trenes Circumvesuviana: la línea Napoli – Sorrento y bajarse en la parada Pompei Scavi (horarios y direcciones aquí). Otra opción es coger la línea Napoli – Poggiomarino (horarios y paradas aquí). En cualquier caso, el tiempo de viaje es de alrededor de 40 minutos.

Este podría ser un buen momento para visitar el parque arqueológico de Pompeya (o bien otro día).

Desde aquí, se puede ir de dos formas a la cima del Vesubio:

  • Autobús EAV: el billete cuesta en torno a 6 euros (i/v) y el  trayecto dura unos 50 minutos y te deja a una altitud de 1000 metros. Se debe ser cauto porque es un viaje muy turístico y a veces los transportes van demasiado saturados por lo que se debe esperar al siguiente y no pasan con demasiada frecuencia.
  • Enfrente de la estación, la empresa Busvia del Vesuvio promueve el traslado hasta la cima del volcán. El precio es de 22 euros con la entrada incluida y pasa cada media hora aproximadamente.

Vehículo privado

Si has alquilado un vehículo para tu estancia en Nápoles, se llega por la autopista A3 hasta la salida Torre del Greco o Herculano, no sin antes pagar 2 euros de peaje. Desde es punto, está correctamente señalizado para llegar sin problema al parque arqueológico. Desde la Estación central, el tiempo estimado es de unos 30 minutos.

El parking del recinto cuesta 6 euros y está a un kilómetro de la cima. Ahí mismo se compra la entrada de acceso.

Excursiones programadas

A priori, la opción más cómoda con diferencia es la excursión guiada programada, pero la mejor opción solo la puede valorar cada uno.

Subida al Monte Vesubio

Hay momentos en los que la subida puede parecer más exigente pero está preparada para que cualquier persona puede subir el volcán. Además de haber bancos en los que descansar y observar las fantásticas vistas que ofrece la subida.

Para la subida conviene ir con el calzado adecuado. La temperatura en la cima suele ser más fresca que en la parte más baja, por lo que se debe llevar algo abrigado para cuando se esté en la parte más alta.

Es interesante llevar algo de bebida y algún snack, más que nada por si a alguien le pudiera entrar algo de debilidad, pero incidimos en que no es peligrosa ni difícil.

El camino está perfectamente protegido y señalizado, por lo que es prácticamente imposible perderse o sufrir un accidente, aunque no quita que se deba ser precavido.  En determinadas épocas del año, ya sea por el viento o incluso la nieve se debe ser muy cauto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *