Capri

La isla de Capri está localizada en el mar Tirreno, en el lado sur del golfo de Nápoles, frente a la península Sorrentina. Ha sido un lugar de célebre belleza y centro vacacional desde la época de la antigua república romana, al igual que otras zonas de la Campania, como la Costa Amalfitana.

Capri es una de las islas más visitadas de Italia y una de las joyas que esconde la Campania, por lo que la convierte en un destino turístico tanto para italianos como extranjeros. En los años 50 se convirtió en un destino popular para la jet set internacional.

Coexisten en la isla dos centros urbanos, diferentes tanto por su separación geográfica como por sus tradiciones y orígenes: Capri y Anacapri. Estas diferencias se explican por la proximidad de Capri con el mar y en consecuencia con el Reino de Nápoles. La presencia del puerto ha facilitado los intercambios comerciales y culturales y ha determinado un mayor desarrollo económico.

Las dos comunidades han estado en un eterno conflicto a lo largo de los siglos, empeñadas cada una en defender sus propios derechos por la falta de una verdadera autonomía, que los obligaba a aceptar las gravosas pretensiones de los administradores enviados desde la península para controlar la economía local.

Qué ver en la isla de Capri

Marina Grande

Marina Grande es el principal puerto de la isla y por tanto el primer contacto con la isla al llegar desde la costa italiana. Se encuentra en la parte norte de la isla frente al estrecho de Bocca Piccola.

Al pueblo de Capri se accede en taxi, moto, coche o funicular desde Marina Grande y el trayecto con este dura 10 minutos (2 euros).

Marina Piccola

Marina Piccola, en la costa sur de la isla, precedió a la Marina Grande y fue utilizado por Augusto y Tiberio. 

Capri

La Piazza Umberto I, más conocida como la Piazzetta, conserva su modesta arquitectura urbana, llena de tiendas lujosas y restaurantes caros. Hasta el siglo pasado, la plaza albergaba los puestos del mercado de la ciudad, mientras que hoy es el símbolo de la mítica dolce vita de Capri. Se pueden ver la Torre del Reloj y la iglesia di San Stefano.

Desde la Piazzetta nacen las vías principales de Capri. En Via Camerelle, la calle comercial de Capri, se ubican las mejores boutiques.

Centro Caprense Ignazio Cerio, un pequeño museo y que conserva unos 20.000 hallazgos arqueológicos y naturalistas de la isla que dan testimonio de su historia.

La Cartuja de San Giacomo es el monasterio más antiguo de Capri, construido en 1371 por el conde Giacomo Arcucci en una tierra donada por la reina Juana I de Nápoles.

A pocos minutos del centro de la ciudad, se llega a los Giardini di Augusto, famosos por la panorámica sobre el acantilado y a Via Krupp, la calzada que lleva al mar por la ladera de la costa.

Hay un parking en el acceso al pueblo, donde es obligatorio dejar los vehículos.

Anacapri

Anacapri es uno de los mayores municipios de la isla junto con Capri. Ambos cuentan con unos 7.000 habitantes, pero es Capri el territorio municipal  que contiene la frazione (subdivisión) de Marina Grande y que limita con el municipio de Anacapri.

Su nombre deriva del griego ànà, que significa arriba y Capri.

Monte Solaro en Telesilla

Desde Anacapri se toma el telesilla a Monte Solaro, de algo menos de 600 metros.. Merece la pena y pasa rapidísima la subida. Son unos 15 minutos con vistas panorámicas a toda la isla es impresionante. El precio es el de algo más de 13 euros.

Grotta Azzurra (cueva azul)

La gruta azul es una cueva en el mar de una anchura de 25 metros y una profundidad de 60 metros. Pero lo más característico es el particular color azul del agua.

Para llegar por libre, se debe ir a Anacapri en bus y desde allí tomar otro bus hasta la Grotta Azzurra. La visita a la cueva es muy breve, apenas 10 minutos y tiene un precio de 14 euros. Si haces una visita en barco alrededor de la isla, no suele estar incluido, y también merece la pena. Además, pasaras por los míticos Fariglioni

Senderismo

En la isla se pueden hacer numerosas caminatas desde las que se pueden obtener una experiencia completamente distinta a lo que podemos imaginarnos qué es Capri y sin embargo son uno de los mayores regalos para nuestra vista, como Villa Jovis. Se trata de un palacio romano construido por el emperador Tiberio que gobernó desde allí entre el 27 dC. y el 37 dC. Es la más grande de las doce villas tiberinas de Capri mencionadas por Tácito. El complejo entero ocupa 7.000 m² y se dispone en varias terrazas con una diferencia de elevación de cerca de 40 m. Los restantes ocho niveles de los muros y las escaleras permiten entender la grandeza que la construcción ha tenido en su tiempo. A la bajada, se señala el Arco Naturale, en la roca. La excursión dura unas cuatro horas, ya que hay que hacerla a pie desde Capri.

Cómo llegar a la isla de Capri

A la isla de Capri se puede llegar desde Nápoles, a una hora en ferry, o desde Sorrento, a unos 40 minutos.

Si vas a pasar solo una día o dos en la isla, no dudes en alquilar una moto, la mejor forma para visitarla. Será difícil llegar en coche o transporte público a todos los rincones. Recuerda alquilarla con antelación, dado que las personas que acceden en los primeros ferrys son las que se las llevan o quienes tienen una reserva previa.

Si no conduces, no dudes en contratar una excursión de un día que te lleve a los sitios más importantes. Recuerda que el transporte público se llena y se colapsa y puedes tener la sensación de haber perdido el tiempo porque no te da tiempo a hacer nada.

Si te gusta moverte en barco y llegar a calitas escondidas, alquila una excursión de un día o un barco privado.

Excursión privada

Desde Nápoles:

Hora de volver

A la hora de planificar tu ruta por Capri, te aconsejamos que tengas en cuenta los tiempos y no sea que vayas a perder el barco. Se forman largas colas en los funiculares que bajan al puerto.



Booking.com