SORRENTO

Sorrento se encuentra ubicado en un lugar clave, con vistas al golfo de Nápoles e increíbles miradores para observar la ciudad y el monte Vesubio.

A la ciudad se llega fácilmente desde Nápoles y Pompeya. A 46 km de la ciudad de Nápoles, desde ella parten los Ferry hacia Nápoles, Amalfi, Positano, Capri e Isquia. La estrecha carretera que parte de Sorrento hacia Amalfi serpentea por los más altos acantilados del Mediterráneo, dejando las mejores vistas que uno se puede imaginar.

Su centro histórico se extiende armoniosamente sobre una terraza de toba de 47 metros sobre el nivel del mar, es rica en vegetación exuberante y caracterizada por acantilados.

El centro histórico de la ciudad muestra todavía el trazado ortogonal de las calles de origen romano, mientras que hacia el monte, Sorrento está rodeada de murallas del siglo XVI. En esta zona se encuentran el Duomo, reedificado en el siglo XV, con una fachada neogótica, y la iglesia de San Francisco de Asís, con un frescos del siglo XIV.

La fundación de Sorrento se atribuye siempre a los antiguos griegos, pero tuvo a los pueblos itálicos como sus primeros habitantes permanentes, primero los etruscos y luego una importante influencia de los oscos.

Monumentos y lugares de interés

- Cattedrale dei Santi Filippo e Giacomo: iglesia del siglo X, catedral de la archidiócesis de Sorrento-Castellammare di Stabia y sede parroquial. Su principal interés es el interior del templo, que es impresionante.
- Basilica di Sant’Antonino: basílica monumental del siglo XI y en cuyo interior se custodian los restos del santo patrón de la ciudad, sant’Antonino.
- Chiesa dei santi Felice e Baccolo: conocida como la iglesia del Rosario, ha sido la catedral de la ciudad en diversos siglos.
- Chiesa di San Paolo: iglesia en el centro histórico. Anexado a él se encuentra el monasterio homónimo de los benedictinos, transformado en una escuela.
- Santuario della Madonna del Carmine: iglesia construida en el siglo III y reconstruido en el XVI.
- Convento di Santa Maria della Sapienza: es famosa por haberle dado. Una de las razones por las que es famosa es por haberle dado su nombre al sapienze, dulce creados por las monjas Clarisas, típicas de la época navideña, similares a los susamielli, que forman parte de la tradición culinaria napolitana.
- Villa Silvana: elegante casa de estilo Art Nouveau de principios del siglo XX, con una magnífica terraza desde la que se puede ver el golfo. La villa está rodeada de vegetación exótica (palmeras, cicas, camelias, rose banksiae, yuca, agave, aloe y suculentas). El descenso al mar es posible a través de una larga serie de escalones, intercalados con terrazas panorámicas rodeadas de limoneros, pinos, vides e higos.
- Villa Fiorentino: dejada en herencia a la ciudad de Sorrento por el matrimonio Fiorentino-Cuomo. La construcción se completó en 1936 y se extiende desde las antiguas murallas hasta Corso Italia. Se utiliza para exposiciones, conciertos y otros eventos públicos, mientras que el jardín se utiliza como parque infantil.
- Piazza Lauro: uno de los puntos neurálgicos de la ciudad. Una amplia y moderna plaza desde la que nace la vía principal y peatonal del Sorrento, Corso Italia.
- Corso Italia es una calle con mucho ambiente, llena de tiendas, restaurantes y cafeterías.
- Piazza Tasso: es la plaza principal de Sorrento y toma su nombre del famoso escritor Torquato Tasso, estrechamente vinculado a esta bella ciudad de Campania. La plaza está presidida por la escultura de San Antonino Abate, patrón de la ciudad. Una terraza en uno de sus laterales permite obtener una maravillosa vista del Mediterráneo. Desde aquí se ve una estrecha carretera que lleva a Marina Piccola.
- Via San Cesareo: en esta calle reina el color amarillo de los limones. Numerosos laboratorios de licores de limón, de aquí el famoso limoncello.
- Marina Grande: es el antiguo puerto pesquero de la ciudad. Aún conserva las coloridas casas y las barcas y las redes en la orilla. Junto con su pequeña playa, es el lugar perfecto para relajarse un ratito, así como para comer o tomar el sol.
- Marina Piccola es el puerto turístico de Sorrento, desde donde parten y llegan los barcos y ferrys que conectan la ciudad con Nápoles, la costa Amalfitana o la isla de Capri. Desde la Villa Comunale, un ascensor te lleva a Marina Piccola, que cuenta también con una pequeña y característica playa.
- Museo Correale: recoge las colecciones de hallazgos griegos y romanos y de porcelanas napolitanas del caserío Capodimonte, con un área de pintura de los siglos XVII – XIX. Desde sus jardines se disfruta de una magnífica vista sobre el golfo.
- Vallone dei Mulini es un valle escondido frente a las costas de Sorrento, en un misterioso enclave abandonado a finales de los años 40, cuyos históricos edificios han sido tragados por la naturaleza creando una escena espectacular similar a una selva; entre ellos, un molino construido en el siglo X.

Cómo llegar a Sorrento

El aeropuerto más próximo a Sorrento es el de Capodichino, en Nápoles. Se encuentra a unos 50 kilómetros. Desde él se puede tomar los autobuses de la empresa Curreri por unos 8 euros el trayecto. Desde el centro de la ciudad, desde la estación Central de Nápoles se puede llegar con el servicio de trenes Circumvesuviana, la línea Napoli – Sorrento, por 4 euros por trayecto.

Por supuesto el taxi o el coche serían las otras dos opciones. Esté último daría libertad para moverse por toda la costa a través de la carretera que une la Costa Amalfitana.

Dónde dormir en Sorrento

La ciudad de Sorrento ofrece numerosos alojamientos con una buena calidad/precio. En temporada alta constituye un destino muy demandado, por lo que los precios suben mucho y pueden llegar a ser muy elevados. Si se va a pasar unos días en la ciudad, es 100% recomendable quedarse en Sorrento y disfrutar del ambiente nocturno que ofrece.

CÓMO LLEGAR A SORRENTO

  • A Sorrento, se puede acceder por tren, taxi, coche, ferry o autobús.