QUÉ VER EN NÁPOLES 

Si vas a Nápoles un solo día tienes que priorizar: Nápoles ciudad o Pompeya. En ese caso, el recorrido está por decidir. Otra opción es visitar por la mañana Pompeya y por la tarde la ciudad. Es poco tiempo pero es perfecto para quedarse con ganas de volver.

Si se visita Nápoles ciudad, lo más importante es el centro histórico. Seguramente, si vienes del norte de Italia, te impresionará lo diferente que es esta ciudad. Eso sí, no te aburrirás. Nápoles es auténtica. Una ciudad viva en todo el sentido de la palabra. Lo único que debes hacer es caminar y perderte por sus calles. Un placer.

Un día en la ciudad no es suficiente para conocer todos sus monumentos históricos. Te recomiendo sin ninguna duda un tour para que te enseñen lo más importante y te ubiques. Es una ciudad algo extensa en lo que se refieren sus visitas y muy caótica, por lo que podrías perderte y no aprovechar el día.

Incluso, hay opciones guiadas para visitar el centro histórico y Pompeya. Así te daría tiempo a conocer lo más importante de la capital de la Campania.

Tour de Nápoles + Pompeya

Tour privado por Nápoles

Free tour por el Nápoles antiguo ¡Gratis!

Tour de 2 horas a pie por Nápoles con guía local

Quartieri Spagnoli
Los Quartieri Spagnoli (barrios españoles) están situados en el centro histórico de Nápoles, y están constituidos por los barrios San Ferdinando, Avvocata y Montecalvario.

El barrio surgió en torno al siglo XVI, durante la dominación española de Nápoles, con el objetivo de acoger las guarniciones militares españolas destinadas a la represión de posibles revueltas de la población napolitana, o como residencia temporal para aquellos que pasaban por la ciudad en dirección a otros lugares de conflicto.

Desde su creación, sus laberínticas y estrechas calles se convirtieron en un lugar con mala fama, debido a la abundante prostitución y criminalidad relacionadas con la continua busca de "diversión" por parte de los soldados españoles.

Pese a la promulgación, por parte del virrey de Nápoles don Pedro de Toledo, de leyes destinadas a erradicar estos fenómenos, el barrio ha sido siempre una zona con grandes dificultades sociales. A día de hoy, pese a tener esta misma fama, es bastante segura y una de las zonas con más encanto e imprescindibles de Nápoles.

La calle principal y más comercial es Via Toledo, donde se encuentran las iglesias y los palazzi antiguos.

Spaccanapoli
El decumano inferior, llamado popularmente Spaccanapoli, es una de las calles más importantes del centro histórico de Nápoles. Es, junto con el decumano mayor (Via dei Tribunali) y el decumano superior, una de las tres calles principales del urbanismo de la época griega que atravesaban en toda su longitud la antigua Neapolis.

Spaccanapoli cobró importancia entre la Edad Media y el siglo XIX por albergar conventos de órdenes religiosas y residencias de hombres poderosos.

Spaccanapoli significa literalmente dividenápoles porque divide claramente, con su trazado rectilíneo perfecto, el centro antiguo entre norte y sur. Hoy día se ubican algunos de los edificios de culto religioso más importantes, como la iglesia del Gesù Nuovo, la de Santa Chiara y la de Santo Domingo Mayor, la Piazzetta Nilo, con la barroca iglesia de Sant'Angelo a Nilo.

La concepción moderna de Spaccanapoli incluye las extensiones que se han realizado en el siglo XVI, que han alargado el tramo inicial hasta los Quartieri Spagnoli. En está zona es donde se puede conocer la Nápoles más auténtica y sus famosas motos recorriendo sus callejuelasAquí conocerás la auténtica Nápoles, donde verás las escenas de la vida cotidiana de la ciudad, con sus artistas y la gran cantidad de motos que no dejan de pasar por las calles!
Catedral de Nápoles (Duomo)
La Catedral de Nápoles, Duomo di Napoli o de Santa Maria Assunta es el edificio religioso más importante de la ciudad. La primera catedral fue construida por Constantino en el siglo IV dC., donde se erguía un templo dedicado al dios Apolo. La actual fue levantada por la casa de Anjou e inaugurada en 1314.

Es una construcción realmente increíble, con un gran número de obras en su interior de incalculable valor. Alberga el baptisterio más antiguo de Occidente y la capilla del tesoro, de estilo barroco, posee la estatua de plata del busto del santo patrón principal de Nápoles, San Jenaro (que guarda la cabeza del santo).

La entrada al templo es gratuita y el acceso al Baptisterio cuesta 1,50 euros por persona.

Capilla Sansevero
La capilla Sansevero (también llamada iglesia de Santa María de la Piedad o Pietatella) es uno de los principales museos de Nápoles.

Situada en los alrededores de la Piazza San Domenico Maggiore, esta iglesia se encuentra adyacente al palacio de Sangro, casa de los príncipes de Sansevero. Se encontraba separada por un callejón que era atravesado por un puente que permitía a la familia acceder directamente a la capilla.

La capilla alberga las obras de arte del Cristo Velado de Giuseppe Sanmartino, conocido por las transparencias del velo de mármol que envuelve la figura de Cristo muerto, la Modestia de Antonio Corradini y el Desengaño de Francesco Queirolo.

Catacumbe di San Gennaro
Las catacumbas de San Gennaro son centros subterráneos de enterramientos paleocristianos, ubicados en la capital de Campania, que datan del siglo II dC. Se encuentra en la parte de norte de Nápoles, en la ladera que conduce a Capodimonte, en el distrito de Sanità.

El área de San Gennaro se extiende a 5.600 metros cuadrados excavados en la toba volcánica de la colina de Capodimonte y cuenta con 3.000 entierros.

El lugar se encuentra fácilmente identificado por la gran iglesia de Madre del Buon Consiglio. Via Tondo di Capodimonte 13.

Monastero di Santa Chiara
La Basílica y Convento de Santa Clara constituye la mayor iglesia gótica de la ciudad. Se construyeron entre 1310 y 1340, sobre un complejo de baños romanos del siglo I dC., y muy próximo a la muralla occidental de la ciudad. .

El complejo monástico incluye un monasterio con cuatro claustros monumentales, excavaciones arqueológicas y un museo donde se pueden ver los frescos de Giotto en las salas que estaban ocupadas por religiosas.

El primer sábado del mes de mayo, las cápsulas que contienen la sangre de San Jenaro, patrón de Nápoles, son trasladadas en solemne procesión desde la Catedral de Nápoles hasta esta basílica, para celebrar en ella el fenómeno de la licuación de la sangre del santo mártir cada 19 de septiembre.

Es especialmente recomendable por su precioso y cuidado jardín, las paredes decoradas por azulejos y la tonalidad de sus paredes. Es uno de los lugares menos frecuentado por los turistas y contrasta con el resto de la ciudad por la tranquilidad y su misticismo en la caótica Nápoles.

Precio 18 euros. Más información aquí.

Plaza del Plebiscito
La plaza del Plebiscito es la plaza principal de Nápoles. Ubicada en el corazón de la ciudad y con una superficie de unos 25.000 metros cuadrados, en la plaza se encuentran algunos de los edificios históricos más importantes tales como el Palacio Real, la Basílica de San Francisco de Paula, el Palacio de la Prefectura y el Palacio Salerno. Muy próximos se encuentran la Galería Umberto I y el Teatro San Carlo.

Palacio Real de Nápoles
El Palacio Real fue la residencia de los virreyes españoles y luego de la dinastía borbónica durante más de cien años, de 1734 a 1861, primero como reyes de Nápoles y Sicilia (1734-1816) y más tarde como reyes de las Dos Sicilias (1816-1861).

Durante los años 1806 y 1815, este uso fue interrumpido durante una década, con el dominio francés y el gobierno de José Bonaparte y Joaquín Murat (1806-1815). Tras la Unificación italiana en 1861, pasó a manos de los Saboya, hasta que el rey Víctor Manuel III lo cedió al Estado italiano en 1919. Entonces, el palacio fue abierto al público y su mitad oeste pasó a albergar el museo del Apartamento Real, mientras que la este se convirtió en sede de la Biblioteca Nacional, usos que continúan en la actualidad.

Basílica de San Francisco de Paula
La Basílica de San Francisco de Paula es una de las mayores iglesias de la ciudad y considerada la más importante iglesia italiana del período neoclásico.

En el año 1809, el rey Joaquín Murat, ordenó la demolición de los antiguos conventos del Largo di Palazzo (la actual Plaza del Plebiscito) y convocó un concurso público para la realización de una nueva plaza.

Castell Nuovo
El Castel Nuovo (o Castillo Nuevo) y conocido popularmente como Maschio Angioino (Torreón angevino), es un castillo medieval italiano y todo un símbolo de la ciudad. Es un imprescindible que debe ser visitado, tanto por fuera como su interior.

Su edificación data de la época de Carlos de Anjou, quien tras su ascenso al trono de los reinos de Nápoles y Sicilia en 1266 trasladó la capital desde Palermo a Nápoles; a pesar de que ya existían en la ciudad el Castel dell'Ovo y el Castel Capuano, Carlos dispuso la elección de otro castillo donde albergar su corte.

En 1294 fue escenario de la abdicación del papa Celestino V y la elección de su sucesor Bonifacio VIII. El imponente arco de triunfo de mármol blanco, construido en 1470, conmemora la entrada de Alfonso V de Aragón en Nápoles en el año 1443.

Castel dell’Ovo
El Castel dell'Ovo (Castillo del Huevo) está situado en el islote de Megaride. Cuando Nápoles fue conquistada por los romanos, el islote fue fortificado. Según algunas fuentes, el último emperador romano de Occidente, Rómulo Augusto, fue encerrado en la fortaleza conocido entonces como Castrum Lucullanum.

En su forma actual, el castillo fue construido en 1128 por los normandos y utilizado como residencia de los reyes de Nápoles y depósito del tesoro del reino.

Su nombre proviene de una leyenda napolitana según la cual, Virgilio habría escondido un huevo mágico en los cimientos del castillo, uno de los más antiguos de la región. Sin este huevo mágico, la fortaleza sería destruida y Nápoles sufriría una catástrofe.

Actualmente se permite el ingreso del público al castillo y se puede apreciar la majestuosidad de la fortaleza y la terraza con cañones. Desde la ciudadela, las preciosas vistas hacia Nápoles y la bahía con el Vesubio.

Castel Sant’Elmo
El Castel Sant’Elmo es un castillo medieval, hoy museo, situado en la colina del Vomero. Este poderoso edificio, el castillo más extenso de la ciudad, en parte cavado en la roca viva y procede de una torre de observación normanda llamada Belforte.

Por su importancia estratégica, la posesión del castillo siempre ha sido muy ambicionada: desde su posición, a 250 metros sobre el nivel del mar, se puede controlar toda la ciudad, el golfo y las calles que conducen a Nápoles desde las alturas en los alrededores.

Certosa di San Martino
La cartuja de San Martino, también conocida como cartuja de Nápoles, está situada en la colina del Vomero, al lado del castel Sant'Elmo. Constituye uno de los mayores complejos monumentales religiosos y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura barroca de la ciudad napolitana, junto con la real capilla del Tesoro de san Jenaro, además de ser un legado fundamental para la pintura napolitana del siglo XVII. Cuenta con unas cien salas, dos iglesias, cuatro capillas, tres claustros y unos jardines colgantes.

Uno de los puntos más importantes de la visita son la célebre colección de presepi o belenes napolitanos. La cartuja contiene escenas navideñas completas del siglo XVIII, como el "Mendigo con cataratas" realizado en el año 1780 por Giuseppe Samaritano, cuya obra más conocida es la joya es el Cristo Velado de la Capilla de San Severo.

Basilica di San Lorenzo Maggiore
La Basílica de San Lorenzo Maggiore es una de las basílicas monumentales más antiguas de la ciudad, situada en la Piazza San Gaetano, en pleno centro histórico. Histórica y artísticamente es uno de los complejos monumentales más relevantes de la ciudad. En el interior del convento tiene su sede el Museo dell'Opera di San Lorenzo Maggiore

Obelisco di San Gennaro y dell'Immacolata
L'obelisco di San Gennaro (o más precisamente la guglia, la aguja de San Gennaro) es un obelisco barroco ubicado en la plaza Riario Sforza, entre la capilla real del Tesoro de San Gennaro y el Pío Monte della Misericordia.

El Obelisco de la Inmaculada, también barroco, se encuentra en la Piazza del Gesù Nuovo, enfrente de la homónima iglesia.

Ambos datan del siglo XVI y XVIII respectivamente.

Borgo Santa Lucia
El puerto de Santa Lucía, o simplemente, Santa Lucia, es un rione histórico de Nápoles, que se levanta alrededor de la calle cuyo nombre lo tomó del santuario-parroquia Santa Lucia a Mare que se halla en la misma calle.

Se prolonga por las calles Santa Lucia y Orsini con las que las atraviesan, el islote de Megaride con el Borgo Marinari y el Castel dell'Ovo, además de la Piazza della Vittoria por la calle Chiatamone y por una parte de la Partenope, al menos hasta la sede del periódico Il Mattino.

Hacia el otro lado, comprende el Palacio Real de Nápoles, el Molosiglio y la calle Cesario Console, antiguamente conocida como Rua dei Provenzali (y el barrio como Porto dei Provenzali).

Un buen paseo es necesario durante la visita a la ciudad.

Napoli Sotterranea
Nápoles subterránea es otro de los imprescindibles de la ciudad. Durante más de 30 años, Napoli Sotterranea ha estado ofreciendo excursiones a los lugares más fascinantes y sugerentes del vientre de la ciudad. Los miembros de la Asociación están comprometidos, sin haber recibido ningún tipo de financiamiento de instituciones públicas u organismos privados, en la recuperación y mejora del subsuelo.

Participar en la excursión significa hacer un viaje a través de la historia durante 2400 años, desde la era griega hasta la moderna, a una profundidad de 40 metros entre túneles y cisternas. Más información aquí. Otra opción, es comprar la tarjeta Naples Pass que incluye entre otras entradas y atracciones la visita Napoli Sotteranea.

Museo Nazionale di Capodimonte
El Museo Nacional de Capodimonte, situado en la zona de Capodimonte, alberga varias galerías de arte antiguo, arte contemporáneo y un apartamento histórico.

Las colecciones principales albergan obras de grandes nombres de la pintura italiana e internacional como Rafael, Tiziano, Parmigianino, Brueghel el Viejo, El Greco, Ludovico Carracci o Guido Reni.

Museo Arqueológico Nacional de Nápoles
El MANN está considerado uno de los museos más importantes de su género en Europa, tanto por la calidad como por la cantidad de las obras que expone.

El edificio donde se aloja el museo, que se empezó a construir en 1585, tiene un gran interés arquitectónico por ser uno de los principales palacios monumentales de Nápoles.

Constituyen el museo cuatro núcleos fundamentales: la Colección Farnesio, compuesta por objetos provenientes de Roma y sus alrededores; las colecciones pompeyanas, con testimonios procedentes de Pompeya, Herculano, Estabia, Boscoreale y otros antiguos recintos arqueológicos del área del Vesubio, pertenecientes mayoritariamente a las colecciones borbónicas; otros objetos pertenecientes a colecciones menores, adquiridas o donadas al museo (por ejemplo, la colección Stefano Borgia, la Santangelo, la Stevens, la Spinelli).

Mercato Porta Nolana
El mercado de Porta Nolana es un mercado peatonal, principalmente de mariscos, pescados, frutas y otros productos gastronómicos en la Via Nolana y próximo a la puerta medieval homónima.

Galleria Umberto I
La Galería Umberto I es una galería comercial inaugurada en Nápoles en 1890, estilo a la Galería Víctor Manuel II de Milán. Sita en Via San Carlo, junto al teatro San Carlos y cerca del Castel Nuovo, es una de las visitas obligatorias de la ciudad.

Teatro di San Carlo
El Teatro de San Carlos es el teatro más importante de Nápoles y uno de los más famosos del mundo. Inaugurado en noviembre de 1737, es el teatro más antiguo teatro de ópera activo del mundo. Por sus dimensiones y estructura, ha sido el modelo para la construcción de otros teatros de Europa.